Historia

 

Sus inicios datan en los años 80’s, cuando el sistema de agua potable era relativamente chico y solamente se limitaba a la cabecera municipal, su recurso humano se conformaba por no más de 5 personas, apoyadas por una vieja carretilla para dar mantenimiento a la rudimentaria red de agua con sus dos ya deteriorados equipos de bombeo existentes.

Debido al acelerado crecimiento que empezó a tener el municipio, las necesidades de contar con servicios más eficientes empezaron a ser más constantes, hasta llegar el momento donde la población resintió la precaria situación del suministro de agua potable.

El 21 de Agosto de 1981 en una publicación del diario oficial del estado, se estableció el decreto no. 72 donde expedía la ley de agua potable y alcantarillado del estado de Sinaloa, dando origen de esta manera a las juntas regionales de agua potable y alcantarillado, Elota junto a Culiacán y Cósala conformaron la entonces llamada junta regional de agua potable y alcantarillado del rio Humaya.

En el municipio de Elota se comenzó a laborar el día 4 de Enero de 1982 teniendo como presidente municipal al ciudadano Ignacio Fajardo y como trabajadores a Liberato Meza, Rogelio Olmeda, Diego Peraza, Mario Embila y como responsable de esta cuadrilla al señor Eliborio Sarabia.

Años más tarde se darían a conocer otros decretos, pero no fue hasta el 26 de Octubre de 1987 en el decreto no. 279 publicado en el diario oficial del estado, donde se derogarían las juntas que en esos momentos ya eran intermunicipales dando paso a la creación de las juntas municipales de agua potable y alcantarillado.

La protocolización de la junta de agua potable y alcantarillado del municipio de Elota, se da el 14 de Marzo de 1988, mediante una sesión de cabildo presidida por el c. presidente municipal Candelario García Zamora y nombrando como primer gerente de esta paramunicipal al señor Ernesto Silvas verdugo.

Es así como a través de los años y hasta la actualidad JAPAME sigue creciendo y fortaleciendo su estructura organizacional y económica para ambicionar la autosuficiencia del organismo y el mejoramiento de la calidad en los servicios que con mucho esfuerzo hacemos llegar hasta cada uno de los hogares elotenses.